La misericordia del Eterno en el perdón de los pecados

La misericordia del Eterno en el perdón de los pecados

 

Por Isaac Troki,

 

Isaías 64:6, «Y todos somos como hombre inmundo, y todas nuestras justicias como vestido podrido y como hoja, y nuestras iniquidades nos llevan como viento».

Una vez un cristiano se dirigió a mí en los siguientes términos: «Que no hay un solo hombre en la tierra que haga el bien y no peque. Sí, debéis saber bien que no hay un solo hombre capaz de observar todos los mandamientos prescritos en las leyes de Moisés; y que tus actos justos no te han capacitado para alcanzar el fin que buscas. ¿Cuán ineficaces, entonces, deben ser las oraciones y las acciones de los impíos?»

Respuesta: Ciertamente debemos admitir que ningún hombre puede obtener la salvación mediante sus propios actos únicamente; pero el hombre debe combinar con su piedad una sumisión total a la misericordia y bondad amorosa del Eterno. Jeremías lo anuncia claramente ( capítulo 30:21 ), «Y haré que se acerque, y él se acercará a mí, porque ¿Quién es aquel cuyo corazón se animó a acercarse a mí?»

El salmista dice, de la misma manera ( Salmo 65:5 ), «Bienaventurado el varón que tú escogiste y haces que esté cerca de ti, para que habite en tus atrios». Por lo tanto, ora (en el Salmo 79:9 ): «Ayúdanos, oh Dios de nuestra salvación, por la gloria de tu nombre; líbranos y perdona nuestros pecados por amor de tu nombre». En el Salmo 25:11 , el poeta sagrado dice: «Por amor de tu nombre, perdónanos nuestra iniquidad, porque es grande». De nuevo en el Salmo 115:1, «No a nosotros, oh Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da gloria, por tu misericordia y por tu fidelidad».

De nuevo en el Salmo 143:11: «Por tu nombre me darás vida; por tu justicia sacarás mi alma de la angustia». En el Salmo 44:27, exclama: «Levántate y líbranos por amor de tu bondad; por la grandeza de tu misericordia borra mi transgresión».

Y en el Salmo 80:4, implora al Todopoderoso: «Vuélvete a nosotros, oh Dios, y haz que tu rostro brille (sobre nosotros) y seremos salvos». Así dice también el profeta Jeremías 14:7: «Si nuestras iniquidades testifican contra nosotros, concede, oh Dios, por amor de tu nombre»; y además [ Jeremías 14:21 ], «Por amor de tu nombre no nos reprendas».

En las Lamentaciones 5:21, él dice «Haznos, oh Señor, volver a ti y seremos convertidos». Daniel, en su oración, 9: 18-19 , usa un lenguaje similar: «Porque no por nuestra justicia derramamos nuestras súplicas delante de ti, sino por tus abundantes misericordias, oh Señor, escúchalos; oh Señor, perdónalos; oh Señor, escúchalos y concédelos; no te demores, oh Dios, por tu propio bien, porque tu nombre es invocado sobre tu ciudad y sobre tu pueblo «. Podrían citarse muchos otros pasajes que transmiten la misma idea.

Por lo tanto, el Todopoderoso nos ha dado la seguridad, por medio de Sus profetas, de librarnos de nuestro cautiverio y borrar nuestros pecados e iniquidades, no por nosotros, sino por Él. Así dice Isaías ( 48:11 ): «Por mí, por mí mismo lo haré». En el capítulo 43:25 , el mismo profeta dice: «Yo, yo soy el que borro tus transgresiones por causa de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados». Esto también lo expresa Ezequiel, 36:22, «No por vosotros , oh Casa de Israel, trato así, sino por mi santo nombre». Encontramos en el mismo libro, capítulo 20:44, «Y sabréis que yo soy el Señor, por mi obra por amor a mi nombre, y no conforme a vuestros malos caminos y vuestros actos corruptos, oh Casa de Israel, dice el Señor DIOS».

También podemos citar aquí las palabras de Jeremías 31:37: «Así ha dicho YHVH: Si se miden los cielos arriba, o se escudriñan los cimientos de la tierra, también reprenderé a la descendencia de Israel por todo lo que han hecho.» Esta declaración divina confirma claramente nuestra opinión de que nuestra salvación no depende únicamente de nuestro mérito y justicia individuales imperfectos, sino de la misericordia del Dios fiel, que nunca cambiará aunque se nos encuentre indignos ante él.

La expresión del profeta, «Todos somos inmundos, y todas nuestras virtudes son como un vestido podrido», hace referencia a las obras religiosas que se realizan por motivos de vanagloria y egoísmo, para crear envidia entre nuestros vecinos, Es bastante evidente que las mejores acciones deben desagradar al Todopoderoso cuando se originan por motivos viles; «Para el Buscador de corazones», dicen nuestros sabios, «se refiere únicamente a las intenciones». De ahí la amonestación en Deuteronomio 15:10: «Le abastecerás abundantemente, ni se afligirá tu corazón mientras das».

Y en el capítulo 28:47, leemos, «Por cuanto no serviste al Señor tu Dios con gozo y con un corazón alegre». El pasaje anterior, «Todos somos inmundos, y toda nuestra justicia es como un vestido podrido», se relaciona, por lo tanto, con la conducta objetable y las intenciones impuras de aquellos que obran egoístamente por la causa del Todopoderoso, y, como las hojas caen del árbol somos arrastrados por el viento, por lo que, como consecuencia de nuestros pecados, nos dispersamos por todos los rincones del globo.

 

Fuente: Faith Strengthened, capítulo 23, por Isaac ben Avraham de Troki.

Copyright © Movimiento Caraíta Mundial, 2004

*El título del artículo fue adaptado al contenido del capítulo.

Content Protection by DMCA.com