¿Fumar es pecado?

¿Fumar es Pecado?

¿Hacer daño a los semejantes es aprobado por la Torá?, ¿Inducir enfermedades y problemas respiratorios en otras personas es aprobado en la Ley bíblica o es pecado?

 

Por Erick Gutiérrez,

 

¿Qué es fumar?

Fumar es el acto de aspirar y despedir el humo producido por la combustión del tabaco o de otra sustancia herbácea preparada en forma de cigarro, cigarrillo o pipa. (Oxford Languages)

Si bien es cierto, no hay textos bíblicos que prohíban explícitamente fumar cigarrillos, pero si hay escrituras donde se expresan principios y otros conceptos que conducen a pensar que hacer, provocar o inducir cualquier tipo de daño a otras personas es pecado.

 

Fumar es contrario a los principios de la Torá.

La Torá enseña que debemos amar al prójimo, a los extranjeros, que debemos evitar la culpa de sangre, y que no debemos asesinar. La culpa de sangre se refiere al asesinato, ya sea intencional o involuntario, y el asesinato es detestable a los ojos del Eterno.

«Amarás a tu prójimo como a ti mismo» (Levítico 19:18)

«Cuando edifiques casa nueva, le harás un muro a tu azotea, para que no traigas culpa de sangre sobre tu casa si alguno se cayera de ella.» (Deuteronomio 22:8)

«El que derrame sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada, porque a imagen de Dios hizo El al hombre.» (Génesis 9:6)

«Seis cosas hay que odia YHVH, y siete son abominación para El: ojos soberbios, lengua mentirosa, manos que derraman sangre inocente…» (Proverbios 6:16-17)

Si una persona asesina a otra en un minuto o si lo hace en el transcurso de 20 o 30 años, sigue siendo un asesinato, y está demostrado que la exposición al humo del cigarrillo por parte de terceras personas conduce al desarrollo de enfermedades mortales como el cáncer.

 

Evidencias del daño que produce el humo del cigarrillo.

«El tabaquismo pasivo es causa de graves enfermedades cardiovasculares y respiratorias, entre ellas la cardiopatía coronaria y el cáncer de pulmón, en el adulto; de síndrome de muerte súbita en el lactante, y de bajo peso al nacer en el feto.» (OMS)

“El tabaquismo es el causante del 50% de todos los cánceres en el mundo” (Dr. Mahave, FALP)

«El humo de segunda mano causa cáncer de pulmón incluso en personas que nunca han fumado.» (Cancer.org)

«El humo del tabaco contiene más de 7000 químicos de los cuales se sabe que al menos 70 causan cáncer.» (Medlineplus)

 

Entonces, si el humo del cigarrillo induce enfermedades y muertes, ¿será aprobado por el Creador su consumo?, ¿le agradará al Eterno que algunos anden induciendo enfermedades cardiovasculares, cánceres, y muertes en el mediano y largo plazo a sus semejantes?

La respuesta es obvia, el Eterno nos dio mandamientos para que nos cuidemos y para que cuidemos a otras personas también, para que no nos hagamos daño ni dañemos a otros, y fumar es contrario a esos principios de la Torá, por lo tanto, es pecado.

Fumar frente a otras personas demuestra un gran desprecio por la vida humana, y hay culpa de sangre en ello, y el Eterno demandará esa culpa por las enfermedades que el fumador provoca en su propio cuerpo y en el de otros, y por las vidas que pueden haberse visto comprometidas con las sustancias nocivas que exhala el fumador.