¿Dónde están las tribus perdidas de Israel?

¿Dónde están las tribus perdidas de Israel?

“Como ave acudirán velozmente de Egipto, y de la tierra de Asiria como paloma” (Oseas 11:11)

 

Por Erick Gutiérrez,

 

En el año 721 AEC los asirios invadieron el reino del norte de Israel, y se llevaron cautivos a miles de israelitas a diversas ciudades de ese reino, y luego pusieron en Samaria a ciudadanos de Babilonia y otros pueblos caldeos, los cuales pasaron a ser conocidos posteriormente como samaritanos.

“En el año nueve de Oseas, el rey de Asiria tomó Samaria, y llevó a Israel cautivo a Asiria, y los puso en Halah, en Habor junto al río Gozán, y en las ciudades de los medos.” (2 Reyes 17:6)

“Y trajo el rey de Asiria gente de Babilonia, de Cuta, de Ava, de Hamat y de Sefarvaim, y los puso en las ciudades de Samaria, en lugar de los hijos de Israel; y poseyeron a Samaria, y habitaron en sus ciudades.” (2 Reyes 17:24)

 

¿Dónde están las tribus perdidas de Israel?

Para saber dónde están las tribus perdidas de Israel, tenemos que ver desde donde regresarán, y no van a regresar desde Inglaterra, ni desde Europa Occidental, como dicen algunos grupos cristianos, tampoco van a regresar desde USA como dicen los mormones, tampoco van a regresar desde Sudamérica como dicen otros grupos.

Las tribus perdidas de Israel van a regresar principalmente desde los alrededores del golfo pérsico, también desde Egipto y Etiopia, veamos esto en las Escrituras.

“Como ave acudirán velozmente de Egipto, y de la tierra de Asiria como paloma; y los haré habitar en sus casas, dice YHVH.” (Oseas 11:11)

“Asimismo acontecerá en aquel tiempo, que YHVH alzará otra vez su mano para recobrar el remanente de su pueblo que aún quede en Asiria, Egipto, Patros, Etiopía, Elam, Sinar y Hamat, y en las costas del mar. Y levantará pendón a las naciones, y juntará los desterrados de Israel, y reunirá los esparcidos de Iehudá de los cuatro confines de la tierra. (…) Y secará YHVH la lengua del mar de Egipto; y levantará su mano con el poder de su espíritu sobre el río, y lo herirá en sus siete brazos, y hará que pasen por él con sandalias. Y habrá camino para el remanente de su pueblo, el que quedó de Asiria, de la manera que lo hubo para Israel el día que subió de la tierra de Egipto.” (Isaías 11:11-16)

“Acontecerá en aquel día, que trillará YHVH desde el río Éufrates hasta el torrente de Egipto, y vosotros, hijos de Israel, seréis reunidos uno a uno. Acontecerá también en aquel día, que se tocará con gran trompeta, y vendrán los que habían sido esparcidos en la tierra de Asiria, y los que habían sido desterrados a Egipto, y adorarán a YHVH en el monte santo, en Ierushalaim.” (Isaías 27:12-13)

 

La falsa hipótesis de los mesiánicos.

Los mesiánicos de latinoamérica afirman que ellos serían la casa de Israel, pero ya hemos visto en las Escrituras que las tribus perdidas están al oriente de Israel y también en Egipto y Etiopia, no están en América Latina.

Entonces, más allá de las suposiciones de los mesiánicos, de las hipótesis de los mormones y otros grupos religiosos, sabemos que las Escrituras dicen la verdad, y eso es indiscutible.

Los mesiánicos ni siquiera pueden denominarse judíos, porque para ser judíos lo primero que deberían hacer es dejar de adorar a su ídolo llamado Jesús o Yeshúa y hacer conversión al judaísmo, como corresponde.

Así que no pierda el tiempo en sectas mesiánicas que le llevan a la condenación; si quiere guardar la Torá y tener una herencia en el paraíso, debe hacer conversión al judaísmo, o la otra opción es permanecer como un “ger tzedek”, es decir, ser un “extranjero justo” que guarda la Torá, sin convertirse al judaísmo.

 

Las tribus perdidas volverán cuando se conviertan al judaísmo.

Entonces, las tribus perdidas se convertirán al judaísmo y regresarán a la tierra prometida, el mismo Dios de Israel inducirá esas conversiones. (Ezequiel 11:16-20)

“y si te convirtieres a YHVH tu Dios, y obedecieres a su voz conforme a todo lo que yo te mando hoy, tú y tus hijos, con todo tu corazón y con toda tu alma, entonces YHVH hará volver a tus cautivos, y tendrá misericordia de ti, y volverá a recogerte de entre todos los pueblos adonde te hubiere esparcido YHVH tu Dios. Aun cuando tus desterrados estuvieren en las partes más lejanas que hay debajo del cielo, de allí te recogerá YHVH tu Dios, y de allá te tomará; y te hará volver YHVH tu Dios a la tierra que heredaron tus padres, y será tuya; y te hará bien, y te multiplicará más que a tus padres. Y circuncidará YHVH tu Dios tu corazón, y el corazón de tu descendencia, para que ames a YHVH tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que vivas.” (Deuteronomio 30:2-6)

Los descendientes de las tribus perdidas regresarán a Israel una vez que se arrepientan y comiencen a guardar la Torá, pero esto sucederá cuando comience la era mesiánica, esto debido al paralelo que existe entre las profecías de paz mundial, la restauración del sacerdocio levítico, construcción del tercer Templo, la presencia del rey David, la paz entre los hombres y los animales, y el retorno de desterrados, todos estos eventos ocurrirán en la misma época, es decir, comenzando la era mesiánica.

 “Y levantaré sobre ellas a un pastor, y él las apacentará; a mi siervo David, él las apacentará, y él les será por pastor. Yo YHVH les seré por Dios, y mi siervo David príncipe en medio de ellos. Yo YHVH he hablado. Y estableceré con ellos pacto de paz, y quitaré de la tierra las fieras; y habitarán en el desierto con seguridad, y dormirán en los bosques. Y daré bendición a ellas y a los alrededores de mi collado, y haré descender la lluvia en su tiempo; lluvias de bendición serán. Y el árbol del campo dará su fruto, y la tierra dará su fruto, y estarán sobre su tierra con seguridad; y sabrán que yo soy YHVH, cuando rompa las coyundas de su yugo, y los libre de mano de los que se sirven de ellos. No serán más por despojo de las naciones, ni las fieras de la tierra las devorarán; sino que habitarán con seguridad, y no habrá quien las espante.” (Ezequiel 34:23-28)

“Y yo os tomaré de las naciones, y os recogeré de todas las tierras, y os traeré a vuestro país.  Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.” (Ezequiel 36:24-27)

“En sus días será salvo Iehudá, e Israel habitará confiado; y este será su nombre con el cual le llamarán: YHVH, justicia nuestra. Por tanto, he aquí que vienen días, dice YHVH, en que no dirán más: Vive YHVH que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra de Egipto, sino: Vive YHVH que hizo subir y trajo la descendencia de la casa de Israel de tierra del norte, y de todas las tierras adonde yo los había echado; y habitarán en su tierra.” (Jeremías 23:6-8)

 

En conclusión, los descendientes de las tribus perdidas regresarán desde el oriente de Israel, desde los alrededores del golfo pérsico, pero también desde Egipto y Etiopia, y esto sucederá en la era mesiánica cuando se conviertan al judaísmo y sigan la Torá.